top of page

En el barrio se juega basket y pelota: la relación simbiotica de la "roncaera"

Updated: Aug 31, 2023



"Yo soy tu point guard, tengo total control del juego, mejor shooting que tú, los mato de cerca y de lejos. También soy el power forward a la hora del malianteo, y el centro de atención en el romantiqueo".

El quote anterior lo canta Don Omar en su canción “Donqueo” de Los Bandoleros (2005), un gran intento de hacer una referencia a las cinco posiciones del baloncesto, pero solo usó cuatro. Le doy 8 chocolatitos a esa barra. Es una gran canción, ese disco de varios artistas tuvo muchas canciones sobresalientes. Todos sabemos que “Bandoleros” de Tego y Don es un himno. Para mí, “Donqueo” es la segunda mejor canción. Recuerdo quedar impresionado con la capacidad de Don de capturar lo que es ser la “estrellita del equipo”, o quizás no, porque yo nunca fui la estrellita. Siempre fui un utility, lo suficientemente bueno para no ser banca, pero me pareció muy acertado.


Don Omar tiene una capacidad única para plasmar imágenes. No puedo decir con certeza qué inspiró a Don Omar a escribir esa canción, pero tengo una sospecha. En el 2004, Puerto Rico le ganó por primera vez en una competencia olímpica al Team USA, y la inspiración sobra.


Dejé de jugar baloncesto a los catorce años, cuando se suponía que lo tomara más en serio, pero por situaciones familiares decidí no continuar. Fue una decisión complicada. Para mí, el baloncesto y los deportes en general son temas muy emocionales. Fui un niño de la BSN mucho antes de la fiebre actual. Mi padre, muy orgulloso, es un aficionado al baloncesto de su época. Recuerdo que cuando Ponce tenía el equipo de los 4 jinetes: Papote Agosto, Charlie Lanauze, Toñito Colon y Bobby Ríos, mi viejo me llevaba en una van negra que parecía la del “A team”. En la van iban sus amigos del Colegio Ponceño, que también son aficionados al baloncesto. En mi primer cumpleaños, mi padre cuenta que sacó el televisor durante la fiesta porque los Leones estaban en la postemporada. En fin, lo que quiero establecer en este párrafo es que mi papá es un gran fanático del baloncesto y yo personalmente lo considero una herencia. Los deportes me han enseñado mucho, a competir de manera sana pero intensa.


Este concepto de competir y “sacar chispa” intensamente para probar “quién es quién” es algo muy ajeno para muchas personas hoy en día. La roncaera o el fronteo para muchos parece una falta de humildad. Para mí, es parte de la cultura y el deporte.


Como en la mayoría de los deportes, el baloncesto y la pelota llegaron a Puerto Rico a raíz de la guerra hispanoamericana. Nuestra complicada relación con los Estados Unidos de hecho benefició el desarrollo de estos deportes en Puerto Rico, considerando todas las dificultades que enfrenta la juventud en la isla.


Sin duda, en Puerto Rico hemos tenido varias glorias deportivas, tanto en la pelota como en el baloncesto. Aunque más en la pelota que en el baloncesto. Eso es una incógnita para otro día. Pero claramente, la BSN está entre las mejores ligas del mundo. Por todas estas razones, debemos estar muy orgullosos de todas estas hazañas. Tenemos todas las de perder ante los obstáculos de nuestra situación socioeconómica, y por eso... se ronca.


Se ronca porque tanto la música como el deporte han sido nuestras más grandes representaciones de orgullo patriótico. Pero más allá del orgullo patriótico, está el orgullo familiar, el orgullo pueblerino, y la lucha por los bragging rights del barrio.


Pero, ¿dónde se encuentran el deporte y la música para tener esta relación simbiótica? En la calle. Resulta que, si pones una cancha o un campo de pelota en un residencial o en un caserío, la juventud literalmente sale a la calle a jugar. La accesibilidad de estos dos deportes permite que el pueblo tenga acceso para desarrollarse. Si le dedicas tiempo, así sea por ocio, inevitablemente mejorarás en dichas destrezas.


Las referencias a los complejos deportivos de Puerto Rico en el reggaetón son innumerables. Desde el malianteo hasta el romantiqueo, y muchos de nuestros exponentes fueron atletas. Los primeros conciertos de reggaetón, ¿dónde fueron? En la cancha o en el campo de pelota. Las primeras batallas y exposiciones de habilidad lírica, ¿dónde fueron? No en el estudio, sino en las gradas de una cancha en Carolina. La cultura urbana es el catalizador por el cual la BSN está en su momento más saludable desde varias décadas, porque es por la pasión al deporte que nuestros exponentes del género urbano se han involucrado. Pronto le tocará a la pelota, porque afortunadamente hay exponentes con amor al deporte.


Los complejos deportivos de Puerto Rico han visto el desarrollo de hall of famers tanto en las artes como en el deporte. Por eso, se ronca.


Se ronca porque es parte del ADN de nuestra cultura urbana. Todos hemos querido ser estrellitas, todos hemos querido ser raperos. Los raperos quieren ser atletas, los atletas quieren ser raperos. Cuando los matas de lejitos como Reggie Miller, cuando solo quieres modelos como Barea, cuando tienes que jugar el campo corto como Derek Jeter.


Se ronca porque lo que se escucha en los earbuds y en los camerinos antes de los juegos es el bum-bap del reggaetón. Se ronca porque perrear toma otro significado en el diamante después de un cuadrangular.


Se ronca porque decir “medir fuerzas” es lo mismo dentro del campo de juego que encima de una pista.


Se ronca porque nos criamos juntos, pero vamos a medir fuerzas para ver quién es quién.


En fin, por puro accidente, nuestra juventud, llena de energía y sueños, se formó paralelamente en los complejos deportivos de nuestra isla. Solo el acero puede afilar el acero.


Se ronca, porque este hermoso accidente no se suponía que ocurriera, pero ya no dejaremos que caiga por nada ni por nadie. De Puerto Rico seguirán saliendo exponentes del reggaetón, del baloncesto y de la pelota. Es inevitable.


Se ronca, ¡porque podemos!








115 views0 comments

Comentários


Hasta Bajo Project: El Blog

Aquí la historia, la cultura, el reggaetón y las ideas (o sus fugas) entran en conversación y hacen magia. Abrimos nuestros brazos y oídos a voces tengan algo que contribuir a nuestro blog para ampliar nuestra perspectiva. Envía tus escritos a: hastabajoproject@gmail.com

bottom of page