Insubordinamos, revolucionamos y perreamos: una reflexión


El sábado 2 de abril del 2022, las corillas de Hasta ‘Bajo Project y El Club de Lxs Perrxs juntaron sus poderes y saberes del perreo y el reggaetón para llevar a cabo el taller “Insubordinación del Guayoteo” en Casa Ruth, Río Piedras. El mismo constaba de una clase de baile que estaría al mando de El Club de Lxs Perrxs y, posteriormente, un conversatorio liderado por Hasta ‘Bajo Project. En lo personal, conocía del Club de Lxs Perras por Instagram pero nunca había presenciado una clase y, demás está decir, que botaron la bola, tanto lxs instructorxs como lxs participantes. A pesar de que estuve como espectadora, la experiencia fue igualmente reveladora y hermosa.



La clase de baile que ofrece El Club de Lxs Perrxs no es una clase tradicional, pues, se basa en el reggaetón y en los pasos y movimientos que se utilizan en el perreo. Trabajar con un género y un tipo de baile que desde su nacimiento ha recibido duras críticas por parte de sectores moralistas y conservadores, o sea, de una gran parte de Puerto Rico, es en sí un acto de insubordinación. Si a esto le añadimos el estigma que aun hoy día cargamos lxs mujeres y personas de la comunidad LGBTTQ+ cuando ejercemos nuestra sexualidad desde la libertad y la aceptación, nos encontramos con un taller de baile que rompe con los estándares sociales de muchxs en nuestro país. Rayze, la instructora del Club de Lxs Perrxs, busca que cada unx de sus participantes se jayen en la perrería, que según ella misma define, es la “capacidad de hacer todo con el poder y la certeza de una identidad construida desde la aceptación y amor propio.” En este sentido, se añade otro elemento de insubordinación, y es que cuando asumimos la sensualidad y la sexualidad desde un espacio de compromiso con unx mismx, con su cuerpo, sus intereses y sus emociones, retamos el estatus quo del patriarcado que tanto nos asfixia con sus preconcepciones de cómo deben o no deben ser nuestrxs cuerpos y nuestra sexualidad.



Esa experiencia de conexión con el cuerpo que muchas veces nos permitimos sentir a través del perreo y el reggaetón es una de las razones por las cuales muchxs de lxs participantes indicaron sentirse atraídxs al taller. Algunxs explicaron que perrear y disfrutar del reggaetón ha sido un espacio para romper con los prejuicios corporales que suelen adjudicársele a las mujeres, especialmente cuando son cuerpos gordos o negros. De igual forma, algunxs abordaron el aspecto de que tanto el perreo como el reggaetón nos permiten conectarnos al Caribe en movimiento y sonido. Ese meneo de caderas nos une a toda una tradición ancestral que va más allá de Puerto Rico y nos enlaza a las culturas de nuestxs hermanos caribeñxs. Por esta misma línea, se recalcó cómo el reggaetón ha sido, para muchxs de nosotrxs, parte de nuestro desarrollo y de nuestra identidad como puertorriqueñxs.


En fin, tanto el taller como el conversatorio tuvieron una función liberadora y sanadora, tanto para lxs participantes como para lxs que estábamos de anfitrionxs. Con él afirmamos la necesidad de continuar generando espacios como éstos donde podamos aprender desde otras perspectivas que no necesariamente van acorde con lo tradicional o el estándar social. Igualmente, reafirmamos que la revolución comienza con unx mismo a través de la aceptación y la confianza en sí. Y que no tiene nada de malo si parte de ese autoconocimiento y de esa liberación se da a través del perreo y del reggaetón.



25 views0 comments

Recent Posts

See All

Hasta Bajo Project: El Blog

Aquí la historia, la cultura, el reggaetón y las ideas (o sus fugas) entran en conversación y hacen magia. Abrimos nuestros brazos y oídos a voces tengan algo que contribuir a nuestro blog para ampliar nuestra perspectiva. Envía tus escritos a: hastabajoproject@gmail.com