REGUETÓN AYER, HOY, MAÑANA Y SIEMPRE

Updated: Sep 11

Mi familia maternal y paternal me enseñaron que en la vida hay que bailar en los momentos difíciles, tristes y aún más en nuestros momentos de éxito. Mi mamá es una gran maestra de teatro en su pueblo de Loíza y mi papá, un excelente músico con ascendencia de la India. Ante esa mezcla cultural, el primer disco de reguetón que hubo en mi casa EVER fue el de Tego Calderón El Abayarde. Por la razón que fuese, nosotros (mis hermanos y yo) nunca fuimos de ir a parties de marquesina y mucho menos tener discos de reguetón; sin embargo, gozábamos con cojones cuando ese disco estaba en casa.


Creciendo y ya en la intermedia, en uno de esos intercambios de regalos, mi amigo secreto me regaló una tarjeta de regalo de Walmart; estuvo cool pero raro a la vez. ¡¿Que carajo iba a hacer yo con 13 años en Walmart?! Lo artístico siempre estuvo en mí y no puedo negar que cuando iba a Walmart me gustaba ir al área de discos. Para ese entonces estaba fascinada con Deadmau5, la música electrónica y a su vez, no tan a escondidas, también con el reguetón. Así que, tomé el atrevimiento de comprarme mi primer disco de reguetón y escogí en ese entonces el de Ñejo y Dálmata Broke & Famous.


Cuando digo que escuchaba reguetón “no tan a escondidas”, me refiero a que mis padres ya habían entendido que estaba en la etapa de descubrirme plenamente. Me compré ese disco porque me encantaba Dálmata por su estilo neón y el trabajo del productor Danny Fornaris (quien produjo ese disco). Habían salido los videos de Algo musical y Día de suerte. Que vacilón era poner Reguetón 94 en la radio en las fiestas de escuelas y que salieran esas dos canciones o llegar de la escuela y ver un poco de Video Max con los mejores videos de reguetón. Ese disco además de ser mi primer disco de reguetón también fue el comienzo de algo distinto en el género; surge lo que veíamos en el listado de canciones conocido como intro y outro.




Para mí, describir el intro y outro de Broke & Famous es algo: místico, mágico, original, clásico y marca lo que fue para mi esa era de 2006-2009. Donde todo era neón, se usaban Converse clear y se hacían los mejores espuma parties. Hoy en 2022 escribo sobre el reguetón y honestamente reafirmo que no se puede quitar de nuestra cultura. No porque sea reguetón y me pompea menear el culo, pero, porque también veo que se debe validar la expresión que genera. Está comprobado que el arte es una de las herramientas más importantes para la sanación emocional y que la mayoría de los cantantes componen desde un sentimiento que está presente en su alma. No busco validar completamente el reguetón, sin embargo, sí busco presentar su evolución y de qué manera nos representa culturalmente.


¿A qué se debe según mi experiencia negar y/o descartar el género? Honestamente es una pregunta muy presente en mí porque al igual que me encanta escuchar los proyectos nuevos de los cantantes y productores del reguetón, adoro y tesoro la música del pasado. Que, CLARAMENTE, nos habla de las mismas cosas que hace el reguetón. Entonces, volviendo a cuando no había reguetón en casa, fue un momento difícil por eso de “encajar” en la escuela o “estar al día” con la moda; me molestaba y no entendía por qué. Pues recuerdo escuchar en la guagua a Tito Rodríguez (que admiro y amo) decir cosas como “dormir sobre tus pechos.” Ahora de adulta me cuestiono “¿Pero si él se quiere acostar en sus tetas por qué yo no puedo expresar bicho al calla’o”?


Es una discusión compleja sin duda alguna y que con el paso del tiempo el género ha cambiado muchísimas cosas. Estamos viendo en el reguetón a mujeres ser escuchadas con sus llamados a estados de emergencia y a su vez con sus expresiones sobre ser “bichotas”, como mismo se ha hecho con los hombres. Siempre estuvo presente la imagen de la mujer, no podemos olvidarnos de Glori, la Popola y mucho menos de la Diva Ivy Queen. No obstante, la exposición nunca fue como lo es ahora en donde las mujeres somos más independientes, no tenemos miedo a expresar genuinamente lo que sentimos, exigimos siempre lo mejor e igualdad con un reggaetonero (a veces hasta algo mejor).


Sin embargo, quiero resaltar nuevamente a Broke & Famous por una de sus canciones y de las cuales se merece un gran reconocimiento: Mundo Artificial, producida por Danny Fornaris y en voces Ñejo, Dálmata, Chino Nino y LT. En ella se habla sobre apariencias versus realidades, de cómo nos toca enfrentar desde la pobreza el complejo de tener que aparentar. Siendo una canción del 2006, sigue mostrando los problemas del día a día de la clase trabajadora. Yo con 13 años me llenaba con cojones escucharla; creo que mis padres vieron una oportunidad al reguetón cuando ponía esta canción en el PlayStation a to’ fuete mientras recogía mi cuarto. Me atrevo a decir que el reguetón nos llena de alguna forma u otra no tan solo desde la letra, pero también desde la melancolía encontrada en la producción de las pistas cuando las ponemos una y otra vez.



Definitivamente el género ha evolucionado, más que abrir oportunidades para las mujeres, Villano Antillano, por ejemplo, vino a cambiar los estereotipos y dejar saber que a las mujeres se respetan y que también podemos optar por oportunidades en TODO. Siendo mujer, hombre o como sea que nos identifiquemos, tenemos la oportunidad de cumplir lo que sea que nos propongamos. Es gratificante ver a la vieja escuela colaborar con la nueva escuela, dan el mensaje que necesitamos: Reguetón es cultura y sin cultura no hay Puerto Rico. El reguetón ha crecido mucho y es gracias a las colaboraciones entre los artistas nuevos como Villano, Benito, La Cotto La Reina del Bichotismo y al resto que no mencioné; gracias porque el reguetón es de ayer, hoy, mañana y siempre…

 

Edición de texto por: Samantha Nicole Pérez Vélez

206 views0 comments

Recent Posts

See All

Hasta Bajo Project: El Blog

Aquí la historia, la cultura, el reggaetón y las ideas (o sus fugas) entran en conversación y hacen magia. Abrimos nuestros brazos y oídos a voces tengan algo que contribuir a nuestro blog para ampliar nuestra perspectiva. Envía tus escritos a: hastabajoproject@gmail.com